martes, 12 de octubre de 2010

Cumplimos!

Volví de viaje y no habiendo podido encontrar nada lindo a precio razonable, llegué a casa con las manos vacías. Por suerte unos triángulos de Toblerone ayudaron a pasar el mal momento de no haber llegado con una sorpresa (!!), y los niños partieron unas horas junto a su padre.

Más luego esta madre culposa de viajar fue a la juguetería a subsanar tan importante omisión y, conociendo los gustos de Nico y la capacidad de querer lo mismo que el hermano para Lucía, decidí comprar dos alien sticky de Ben 10, que vienen a ser algo así como una cosa gelatinosa y pegajosa que se asemeja bastante a un gran moco y se adhiere a todas las superficies a las cuales son arrojados.

El objeto asqueroso fue recibido con una sonrisa de oreja a oreja, tal como puede observarse.

4 comentarios:

Guada GN dijo...

Uh, toblerone! Uh, que porquerìa el moco ese! Y lo mas importante, Uh, que linda sonrisa!

Maisa dijo...

Me sumo a todos los Uh! de Guada!

Je!

ylek dijo...

yo que ando de viaje en viaje y que la culpa me carcome si no llego con algo para el pequeño resolví de la siguiente manera: voy haciendo acopio en casa de juguetes o libros simpáticos y siempre me llevo alguno en la valija, si no llego a encontrar nada que me guste en el viaje o si no tengo tiempo para comprarle (a veces no me queda un minuto libre!) ya tengo "la sorpresa" asegurada. obviamente, a veces ese paquete sólo viaja en avión de ida y vuelta porque en el lugar donde fui apareció una opción mejor

Jime dijo...

Ylek, yo hacía eso hasta que las obligaciones por cumplir (laborales y otras) me desorganizaron el stock!

ahi se nota cuando una es previsora y cuando da manotazos de ahogado... igual te digo que hacer eso con dos es un poquito más difícil que con uno y así sucesivamente

eso dicen... ;)