lunes, 31 de mayo de 2010

Tiempo

- mami, tengo caca
- bueno, andá al baño Nico y avísame cuando termines
(15 minutos más tarde)
- terminaste Nico?
- no mami, hago lo más rápido que puedo pero soy un nene haciendo caca, no un coche de carrera

Los tiempos de los niños son genuinos. Suceden a tiempo real, valga la repetición, y en actividades y para necesidades que son lo que son.

Los tiempos de los adultos suelen estar invadidos por interferencias. Pierden toda conexión con la realidad. Dejamos de hacer cosas por infinidad de excusas -que parecen justificatorias-, y cuando las hacemos nos damos cuenta de que podríamos haber evitado tanta postergación.

3 comentarios:

Guada GN dijo...

... la de cosas que empujo para mas adelante y cuando las hago, mientras las estoy haciendo, no puedo evitar pensar que soy una tarada y que podría haberlo hecho antes. La procrastinación es una cosa terrible y soy culpable a muerte...
Hay en mi blog un premio de mí para tí.

Anónimo dijo...

Pero la caca no se puede postergar, es aca y ahora, y ademas es un momento que hay que estar solo, tranquilo, claro que si lo hace en un baño publico, tiene mucho que pensar... que no entre nadie, que no se abra la puerta, que no se manche la ropa, que si hay papel... etc. La caca se hace en casa y se disfruta tranquilo, no somos coches de carrera. Bue tiro la cadena y me voy, chau.
Capitan del Espacio.

Maisa dijo...

Exactamente.

Los niños nos enseñan estas cosas.

Capitán, qué fashion, usté hace la caca con la note apoyada en sus piernas!

Pero qué rareza!

:)