lunes, 29 de marzo de 2010

Dualidad


En el verano del 98 decido viajar por primera vez a Australia y con la excusa de visitar a una amiga, intentar escaparme de la tristeza que me acompañaba.

Buscando otras latitudes, otros territorios, otro cielo estrellado, buscando lo imposible de lograr, viajar dejando mis pesares en tierras argentinas.

En ese viaje registré por primera vez en mi vida el significado de la palabra contradicción. Esa dualidad que poseemos los seres humanos que nos permite estar profundamente alegres por estar vivos y al mismo tiempo tristes, por estarlo.

Descubro también otra cultura, sobretodo la aborígen, la que acorralaron en un rincón del continente y entre todas sus facetas artísticas, el sonido de una voz única, taciturna, como mi estado general en aquel entonces, se trataba de Lisa Gerrard -ella no es aborígen sino australiana-, quien junto a un percusionista muy bueno e instrumentos de los oriundos reproducía una suerte de música oriental.

Este fin de semana, a raíz de conversar sobre la película “El Informante” me entero que ella fue la voz de su banda de sonido y que la placa se llama “Duality”.

2 comentarios:

Paola dijo...

Me gusta mucho su música! Y talvez ella no se conoce mucho, no?
Su voz es impresionante y la mezcla de ritmos, un toque místico, celta talvez?

Tiene unos temas buenisimos, el de Gladiador,"Now we are free", y en otras películas también: Hombre en llamas, Ciudad de ángeles...

Maisa dijo...

Guauuu...

Muchas veces me sucedió que sin saber qué decía la letra de una canción (guiándome por lo que me trasmitía) representaba exactamente mi estado de ánimo actual.

"Eso" que los seres humanos podemos captar, en el caso de estar dispuestos a hacerlo.